Culpables de la crisis. Capítulo 2: Florentino Pérez

Nacido en Madrid en 1947, ingeniero de caminos, en sus comienzos mezcló la carrera política con la empresarial. Hoy día es conocido sobre todo por ser presidente del Grupo ACS y del Real Madrid.

En los últimos años del franquismo fue Director General Asociación Española de la Carretera, pasando luego a ser delegado de los servicios de saneamiento del Ayuntamiento de Madrid bajo la alcaldía de Juan de Arespacochaga. Asimismo, también trabajo en diversos ministerios en los últimos gobiernos de UCD.

Tras dejar UCD fue secretario general del Partido Reformista Democrático disuelto en 1986 tras los pobres resultados obtenidos en las elecciones.

Su primer cargo de importancia en el mundo empresarial comenzó en 1983 con la vicepresidencia del Grupo Pradós SA, que consiguió importantes concesiones en Cataluña de la mano del compañero de Florentino en el PDR, Miquel Roca.

A comienzos de los 90 fue nombrado consejero delegado del grupo constructor OCISA, tras diversos cambios de nombres y absorciones de otras compañías, incluida la constructora de la familia March ( Ginés Navarro ) se constituyó el holding empresarial Actividades de Construcciones y Servicios (ACS) que continúa presidiendo actualmente.

Sin embargo, los principales accionistas del Grupo ACS son la familia March, descendientes del conocido banquero Juan March, que promocionó y financió el golpe de estado de 1936. El grupo emplea a más de 23.000 trabajadores y trabajadoras en 50 países del mundo y participa en varias empresas como Urbaser (limpieza viaria) Unión Fenosa (energía) o Yoigo (telefonía).

Hoy en día podemos hablar de Florentino Pérez como uno de los empresarios más influyentes, muy capaz para las relaciones sociales con los políticos de los principales partidos, y un ávido capitalista de la especulación inmobiliaria que agudizó la crisis en nuestro país.

En el año 2010 el grupo ACS tuvo una facturación de 12.203 millones de euros, superior en más de un 1% a la facturación del periodo anterior, y aumentó su beneficio un 8% hasta alcanzar uno 735 millones de euros.

Cuando fue elegido presidente del Real Madrid en el 2000 contaba con un ya nada desdeñable patrimonio personal de 150 millones de euros, que hoy en día llegan a los 685 millones de euros.

No son modelos a seguir. Son modelos a combatir. Contra la acumulación del capital, por el reparto de la riqueza. Sabes quiénes son los culpables. ¡Páralos!